BODEGA DE ANGEL SIERRA

Se trata de una antigua taberna, posiblemente la mejor conservada de Madrid, que abrió sus puertas en 1918. Mantiene una decoración muy castiza, con portadas de madera de color rojo, barra y paredes de madera labrada, con sus ocho cubas de roble antiguo, un fresco restaurado en el techo y su mostrador de estaño. Aquí es obligatorio pedir el típico vermú de grifo, junto a tapas de mejillones, escabeche de atún, ventresca o boquerones, además de canapés de roquefort, salmón o paté de pato. Además también se pueden tomar escabeches, conservas y sandwiches en el comedor que hay detras de la barra
Volver a tascas