EL BUSCÓN

Reformado a principios del año 2010, EL BUSCON abre de nuevo sus puertas con aire renovado.

No tiene nada especial, las cañas son malas y el jamón lo mismo

Con una decoracion muy personal, donde podemos encontrar pinturas de Don Francisco de Quevedo, la edad de Oro, etc.., todo ello acompañado de azulejos de mensaque hechos a mano, nos lleva a un lugar acogedor y agradable.

Cocina española de toda la vida, a base de raciones con buena cantidad y calidad. Muy recomendables las croquetas y el surtido de ibéricos. El establecimiento es un atractivo por sí mismo, una taberna centenaria en el centro de Madrid. Suele estar lleno de turistas, pero si encuentras sitio es muy recomendable. Precios ajustados, por 15-17€ acabas muy satisfecho.

Volver a tascas