Ponte Ulla - Santiago de Compostela

Desde Puente Ulla iniciaremos la última Etapa de nuestro camino. Está bien señalizada la salida y siguiendo las indicaciones volveremos a la carretera N-525, para dejarla en un desvío a la derecha y empezar una larga ascensión de unos 4 km hasta el albergue de Outeiro. Iremos alternando pista de tierra al principio y carretera al final. Del albergue de Outeiro hasta el primer pueblo, Rubial, hay 4,4 km, casi todos por pista de tierra –excepto un pequeño tramo por carretera- y entre abundante arboleda de eucaliptos y pinos.

Caminando otros 3,4 km, también por pistas de tierra llegamos a A Susana. Aquí hay que atravesar la carretera nacional y, por tratarse de un cruce de carretera, hay que hacerlo con mucho cuidado, es un punto peligroso. Desde A Susana hay que cruzar bajo la N-525 hasta la zona de Marrozos y, después, hay que hacer otro cruce del ferrocarril, también inferior.

A partir de aquí iremos siempre por pistas de tierra de concentración parcelaria, con casas aisladas por todas partes, hasta la ermita de Santa Lucía. Cruzamos el río que hay a continuación de la ermita, subimos por el camino real de Piñeiro, pasamos bajo la autopista AP-9 y el ferrocarril. Estamos en la zona de Angrois. Seguimos hasta llegar al barrio de Sar por la calzada de Sar, donde podremos divisar ya, las Torres de la Catedral Compostelana y seguiremos por la rúa de Sar, bajando hasta el río de igual nombre. Poco después, podremos disfrutar de la Colegiata de Sar, una de las joyas más desconocidas, entre los monumentos de la Ciudad de Compostela. Estamos ya casi en plena ciudad de Santiago.

Subimos por Castrondouro y ya nos encontramos con el arco de Mazarelos, la única de las siete puertas de la muralla de Santiago que se conserva. Desde aquí hasta la Catedral no hay más de cinco minutos caminado. Fin de nuestro Camino de Invierno.

20,4 km

 

 

Lestedo
Boqueixon