Almendra - Bermillo de Alba

Plaza de Almendra del Pan, se recorre el trayecto hasta el Campillo de San Pedro de la Nave, un camino de tierra y algo pedregoso que ofrece los primeros desniveles de lo que será la nueva etapa. Al final del casco urbano se situa una de las joyas de la arquitectura Zamorana: San Pedro de la Nave, una Iglesia visigoda del Siglo VII, en 1930, trasladada piedra a piedra desde su original emplazamiento en la margen izquierda del R o con motivo de la construcción del salto hidraulico de Ricobayo, que se llevó por delante pequeños núcleos de población. El monumento invita a una parada y contemplación de tan bello ejemplo arquitectectonico, declarado Monumento Nacional en 1912. San Pedro de la Nave (El campillo ZA) El camino continua siguiendo las flechas amarillas, hacia Muelas del Pan, arrancando paralelo a un regato que obliga a desviarse para salvar la cala del embalse del R o Esla, y discurrir por el Monte Víboras, un valle domina por densos bosques de Jara que en primavera exhiben todo un espectáculo de olor y color blanco, salpicado por encinas a un lado y a otro del camino, donde comienzan a aflorar las primeras formaciones graníticas que cada vez son más frecuentas y aumentaran en magnitud.

Este trayecto destierra la uniformidad de la primera etapa para mostrar alguna cuesta empinada que ralentiza el ritmo a los caminantes. Aparecen las primeras casas de Muelas del Pan, hasta donde se accede cruzando la Carretera N-122. Para los seguidores de la estela Compostelana, pueden visitar la Iglesia de Santiago Apostol, de Muelas del Pan. Ofrece detalles interesantes. Un retablo de la Escuela de Juan de Montejo del Siglo XVI con secuencias de la vida del Apostol. Iglesia de San Pedro de la Nave. Este monumento del siglo VII tuvo uno de los primeros albergues de peregrinos del Mundo (El Campillo ZA) El camino llevará al Caminante hasta Cerezal de Aliste, pasando por Ricobayo de Alba. El enlace entre Muelas y Ricobayo discurre por la carretera Nacional 122, atravesando el entramado hidroelectrico de la presa, desde cuyo puente se observa el Cañón del Rio Duero. Nada más cruzarlo, a la izquierda (a unos 200 metros) puede observarse una pequea imagen de Santiago Apostol guardada en una hornacina incrustada en la pared. El poblado del Salto muestra la importancia de la magna obra hidraulica, que a partir de los años treinta, obligó a asentarse a cientos de operarios en la zona. De ahí surgió el poblado, situado entre Muelas y Ricobayo, donde puede visitarse la Iglesia de Santa Eulalia. Tras el paso por el casco urbano, se recupera el contacto con la naturaleza para llegar hasta Cerezal, atravesando uno de los parajes ms bellos de la zona.

Si hasta aqui el camino es un regalo para el disfrute del caminante, lo que viene por delante se aventura aún ma? grato para la vista. En seguida aparece de nuevo el embalse de Esla, que preside buena parte de esta segunda etapa salpicada de lomas y paisajes de monte bajo con algo de arbolado. Las moles de rocas de granito predominan al principio entre jaras y escobas, asomándose elementos de la arquitectura tradicional, como el chozo del pastor, que se puede observar desviiandose unos cien metros a la derecha en la via Portuguesa. Vista aérea de (Muelas del Pan. ZA) A lo largo del recorrido se pueden observar en el suelo huellas de fauna salvaje que campa en libertad por esos pagos. La de mas relevancia el jabalí , corzo, zorro; de reptiles culebras y lagartos; de anfibios sapos y ranas; de aves, cigueñas, águilas, alcones y perdices, entre otras que acompañan al caminante con sus cánticos a lo largo del camino. Toda la cadena de fauna terrestre, refugiada entre los parajes de sierras que se van atravesando a lo largo del camino. Hacia la mitad del camino, se cruza la antigua carretera de Villaflor, y más adelante el caminante pasa de soslayo por la mayor reserva de alcornoques de Castilla y León, y la tercera de España. Es el sofreral de Cerezal, una masa arbólea única en la provincia de Zamora, a la que se reconoció con la creación de un Centro de Interpretacion. Al paso de la arbórea Alcornocal, a la que sigue un área recreativa, cruzando un modesto puente de granito, con una fuente denominada en la zona Sedilla . Enseguida el pueblo de Cerezal, pudiendo visitar el Centro de Interpretación del Alcornocal, asentado en la antigua casa parroquial. Al lado del edificio se sitúa la Iglesia de San Justo y San Pastor, donde puede contemplarse una pequeña imagen de Santiago a Caballo, del Siglo XVIII, con un retablo de la misma data.

Hacia el último tramo de esta segunda etapa que acaba en Bermillo de Alba. El camino de unos 7 kilómetros, discurre casi en su integridad entre robles, por la senda abierta entre el arbolado. Una etapa larga que concluye con la llegada a Bermillo de Alba. Una etapa bella y gratificante, bastante recomendable. Todo un descubrimiento. (32.27 km).

Sofreral de cerezal
En el camino
Bermillo de Alba

el punto donde Roldan derroto a Ferragut. Muy cerca Nájera.
Nájera, fue en los Siglos X y XI, la sede del reino de Navarra y punto de partida para la Reconquista. En su monasterio de Santa Maria la Real están enterrados muchos reyes y nobles vinculados a la dinastía de Sancho Garcés.