Grandas de Salime - A Fonsagrada

Km 0. Oviedo

Siguiendo la estela que Alfonso II el Casto y su séquito dejaron, allá por el siglo IX, en su camino hacia el recién descubierto sepulcro del Apóstol Santiago el Mayor, comenzamos la peregrinación desde la catedral de San Salvador. Hacia la izquierda, por la calle Schultz, parte el Camino Primitivo; hacia la otra dirección se encamina el Camino del Norte o de la Costa. Siguiendo las conchas de bronce que adornan el pavimento (una señalización vertical hubiera ayudado más, sin duda), giramos a la derecha en la calle Schultz por la calle San Juan.

Desembocamos en la calle Jovellanos, que cruzamos de frente para coger la calle La Luna. La seguimos y enlazamos con la calle Covadonga, que conecta a su vez con Melquiades Álvarez . Ésta engancha con la calle de la Independencia. Al salir a la avenida del mismo nombre, coincidente con la N-634, giramos a la izquierda y pasamos junto a las torres Asturias y Cervantes. Con la presencia de las ya ansiadas flechas amarillas, cruzamos la peatonal avenida Príncipe de Asturias, comúnmente conocida por los ovetenses como plaza de La Losa. Desemboca en la calle Samuel Sánchez, en honor al ciclista campeón olímpico en Pekín, y continúa por la calle de la Argañosa, que atraviesa este célebre barrio de Oviedo. Tras un buen trecho por este vial giramos a la derecha junto al bar El Choque para cruzar sobre las vías del FEVE, donde también vemos el primer mojón jacobeo (Km 2,5).

Tras las vías, aunque dependiendo del estado de las obras, el itinerario lleva a torcer a la derecha por la calle Bermudo I El Diácono. Posteriormente continúa a la izquierda por José María Fernández Buelta y a la derecha por la calle de Illas, que sale a la avenida de la Florida. En la rotonda que encontramos a 300 metros hay una talla de Santiago peregrino esculpida en bronce por la artista asturiana Pilar Fernández Carballedo. Tras un parque infantil proseguimos por la calle Muros de Nalón y rodeamos una parcela para salir a la carretera local que sube hasta San Lázaro de Paniceres.

Km 4,6. San Lázaro de Paniceres (Bar): Una panera de seis pilares nos recibe en San Lázaro, donde hubo una malatería para el cuidado de los leprosos. Podemos detenernos a ver el monte Naranco, en cuya cima se posa la escultura del Sagrado Corazón. La sierra también alberga iglesias prerrománicas como Santa María del Naranco y San Miguel de Lillo. Por carretera local dejamos La Braña y Pachuca a mano derecha y antes de llegar a Las Campas tomamos el desvío a Villamar. Entre prados, robles, castaños y algún que otro laurel, por carretera vecinal y pistas de hormigón gastado que se amoldan al ondulado terreno, alcanzamos Llampaxuga y su capilla del Carmen. Podemos tomarnos un merecido respiro y sellar la credencial.

Km 7,1. Llampaxuga: Dejamos la capilla y nos desviamos a la derecha para acometer un acusado descenso. ¡Ojo bicigrinos, la pista está repleta de surcos! Cruzamos el reguero de la Huerta, llegamos junto al lavadero tradicional de La Pipera, con mesa y un par de bancos, y subimos hasta Llubrio. Acto seguido visitamos la parroquia de Lloriana>, con su iglesia de Santa María. Documentada ya en el siglo XII, hoy no luce su mejor versión. Desde aquí ya se puede ver el alto del Escamplero. Descendemos hasta la AS-232 para entrar en La Bolguina.

Km 8,8. La Bolguina (Bar): Un bar-restaurante al pie de la carretera es lo más destacado. Por la misma AS-232 accedemos a la aldea de Fabarín, donde dejamos la carretera para cruzar el puente Gallegos sobre el río Nora, afluente del Nalón. Decimos adiós así al municipio de Oviedo para acceder al de Las Regueras. Volvemos a la carretera para atravesar la población de Gallegos y, ¡atención!, porque entre los puntos kilométricos 7 y 8 salimos de la carretera por la derecha para internarnos en el lugar conocido como El Castañéu del Soldáu. Una grata senda de ribera, poblada por castaños de gran porte, conduce hasta el molino de Quintos (Km 11). Aquí inicia una pronunciada cuesta que pasa junto al lugar de Arroxos y desemboca en la AS-232 a escasos metros del alto. Dejamos Casa Concha a mano derecha y tomamos el desvío a Valsera y Santullano por la AS-234. Pasamos junto al Bar-Restaurante El Tendejón de Fernando, donde se recogen las llaves del albergue, y al lado de la carnicería-ultramarinos. El albergue se encuentra unos metros después, en un desvío a mano izquierda.

Km 12,7. El Escamplero (Albergue. Pensión. Bar. Tienda):Seguimos la AS-234, dejando Taraniello a un lado, y abandonamos la carretera por la izquierda antes de llegar al p.k 1. Descendemos de nuevo hasta la AS-234 para entrar en Valsera, con su capilla de Fátima al borde del itinerario (Km 13,8) . Pasada la ermita dejamos la carretera y entramos en una pista asfaltada que surca una vaguada entre prados y colinas calizas. Al aproximarnos a La Rabaza nos internamos por un camino que nace a mano izquierda. Avanzamos así hasta Picarín, donde cruzamos el río Andallón (Km 16) . Una pista desemboca en la carretera que conduce a la hospitalaria población de Premoño.

Km 17. Premoño: A la entrada se sitúa la modesta capilla de Santa Ana, única huella visible del antiguo hospital de peregrinos. Hasta diciembre de 2013 estuvo abierto el Bar Feliciano, que atendió durante generaciones a multitud de caminantes, pero se encuentra cerrado desde entonces. Dejamos la carretera por la derecha a la altura de una panera y bajamos hacia el valle de Ardaje por una preciosa senda entre castaños y robles y árboles frutales. Un tramo empedrado evita las acometidas del arroyo de la Llonga. En breve pasaremos el desvío hacia las termas romanas de Santa Eulalia de Valduno, situadas a tan solo 300 metros del itinerario. En el mismo desvío, a tan sólo 150 metros del Camino, se encuentra el Bar-Tienda Casa Dylsia, que abrió en noviembre de 2014.

Km 18,1. Valduno (150 mt desviado del Camino) (Bar-Tienda): Por un camino herboso alcanzamos La Fuente, donde nos topamos con el caserón Alonso Pevida. Salimos a la carretera y la seguimos hacia la derecha, disfrutando de las vistas del Nalón, el río asturiano de mayor longitud con 140 kilómetros. Así, en un periquete, arribamos a Paladín, donde cruzamos uno de sus afluentes: el Soto.

Km 19,7. Paladín: Giramos por carretera y atravesamos Puerma. En unos cientos de metros dejamos el asfalto por la izquierda y pasamos junto a la casa conocida como El Fornu. Una senda de ribera, cruzando la pasarela de las Xanas, nos lleva hasta la AS-234. Prestando atención a este peligroso tramo de carretera, entramos en L'Arache o Laracha.

Km 22. L'Arache : A un lado de la carretera queda el bar Aurina. Penetramos unos metros en el concejo de Candamo y cruzamos el puente de Peñaflor, arrasado por la virulencia del Nalón en 1586 y escenario de no pocas contiendas durante la Guerra de la Independencia. Según apuntaba Juan Uría en Las Peregrinaciones a Santiago de Compostela, aquí cerca, Alfonso VII ordenó construir una hospedería en 1144. Salimos a la no menos peligrosa N-634 para llegar junto a la iglesia de San Juan, de origen románico y vestíbulo de Peñaflor perteneciente al concejo de Grado.

Km 22,9. Peñaflor: Dejamos la nacional y accedemos a esta parroquia de unos 250 habitantes. ¡Ojo!, porque a 250 metros hay que girar a mano derecha y pasar bajo las vías del tren. Una pista atraviesa la vega de Grado, extensión de cultivo bien alimentada por los cauces del Cubia y el Nalón, aunque muy venida a menos en las últimas décadas. Entramos en Grado por el barrio de San Pelayo, donde cruzamos las vías. Tras éstas vamos a la izquierda por la calle Ferrocarril y luego torcemos a la derecha por la calle del Puente. Salvamos el río Cubia y proseguimos por la avenida principal. Junto al parque de San Antonio dejamos la avenida por la izquierda para progresar hasta el Ayuntamiento moscón, edificio albiceleste de 1848.

Km 25,8. Grado: Giramos a la derecha y seguimos por la plazas de Dolores y General Ponte para tomar la calle Cimadevilla, que nos acerca a la N-634, coincidente con la avenida Flórez Estrada. Unos 450 metros más adelante abandonamos la N-634 por la izquierda, donde señala Acevedo. Es el barrio de La Cruz, donde según relata Uría "levantábase una cruz de término indicando la continuación del camino". Un carril empinado progresa entre barrios dispersos y se toma un respiro a la altura de La Quinta. A mano izquierda, en la lejanía, se distingue la Sierra del Aramo. Posteriormente cruzamos sobre un enlace de la autovía, que ha desdibujado la fisonomía de la parroquia de Villapañada, y tras La Barrera llegamos al barrio de El Cascayal (Km 28,4) .

Seiscientos metros después de pasar por el barrio de El Valle llegamos al desvío que se dirige al albergue de San Juan de Villapañada. Antes de alcanzar la antigua encomienda de Villapañada o Leñapañada, que perteneció a la Orden de San Juan de Jerusalén, pasamos por el barrio de La Reguera. El hospitalero Domingo Ugarte cogió el testigo de Don Leopoldo hace ya algunos años y ha conseguido impregnar en Villapañada un vigoroso espíritu jacobeo.

Km 30,5. San Juan de Villapañada

 

Catedral de San Salvador ( Oviedo)
Padron