Viana do Castelo - Caminha

Esta etapa es una de las más largas de todo nuestro recorrido hasta Santiago, con 29 km, pero es completamente llana. Comenzamos en la ciudad de Viana do Castelo, en la desembocadura del río Lima (Limia), una de las ciudades más bellas y mejor conservadas de Portugal, donde podremos subir en funicular al monte de Santa Lucía y visitar el templo al Sagrado Corazón de Jesús, desde donde se obtienen espectaculares panorámicas de Viana. Asimismo, merece la pena dedicar unas horas a su centro histórico.

Continuaremos por la senda litoral, siempre pegados a la costa, atresando numerosas playas por pasarelas de madera sobre dunas, caminos de piedra, pistas de tierra o paseos marítimos. Asimismo, a lo largo de esta ruta, nos encontraremos varias fortificaciones militares, como el Fuerte de Santiago de Barra, el de Paço, el de Cao, el de Lagarteira o el de Ínsua. Todos ellos formaban una línea defensiva contra los españoles a lo largo del río Miño y de la Costa Atlántica, apoyando a ciudades fortificadas como Valença, Caminha o Viana do Castelo. El recorrido también es rico en arte rupestre y otros elementos etnográficos como los molinos de viento de Montedor.

Después de pasar por Areosa, Carreço, Afife, Vila Praia de Âncora y Moledo, llegaremos al final de nuestra etapa, Caminha, en el estuario del río Miño, última ciudad portuguesa que nos encontraremos en nuestra peregrinación y frontera con España. Una vez allí, para continuar nuestro Camino, ya en la siguiente etapa, cogeremos el ferry que atraviesa el Miño y nos deja en la localidad de Camposancos.

 

Escultura del peregrino
Puente internacional sobre el rio Miño
en el camino
Catedral de Viana do Castelo
De Tuy a Porriño
De Tuy a Porriño

el punto donde Roldan derroto a Ferragut. Muy cerca Nájera.
Nájera, fue en los Siglos X y XI, la sede del reino de Navarra y punto de partida para la Reconquista. En su monasterio de Santa Maria la Real están enterrados muchos reyes y nobles vinculados a la dinastía de Sancho Garcés.