Oporto - Labruge

El punto tradicional de salida de los peregrinos es lacatedral. A partir de aquí sólo tenemos que bajar a la ribera del río Duero (Douro), sin hacer caso de las flechas amarillas ni de las placas metálicas que han colocado (pues éstas conducen hacia el “trazado histórico”, que no va por la costa ).

Tras bajar a nuestro aire por las calles empedradas del casco antiguo llegaremos al Cais da Ribeira, muelle al pie del gran puente metálico de D. Luís I, y a la inmediata Praça da Ribeira, siempre muy concurrida por turistas y locales.

Sin flechas –ni falta que hace, pues es imposible perderse– seguiremos un recorrido muy ameno por todo el margen del río Douro en dirección hacia su desembocadura. Pasaremos junto a la iglesia de São Francisco, después ante la antigua aduana o Alfândega, el museo del Vino de Porto y también bajo el inmenso arco del puente da Arrábida. En este tramo –y en toda la etapa– encontraremos a menudo runners, ciclistas y paseantes; más de uno nos deseará “Bom caminho” al vernos con la mochila. En Foz de Douro superamos el farol (faro) de São Miguel, los jardines do Passeio Alegre y llegamos al fuerte de São João Baptista, donde desemboca el Duero y aparece frente a nosotros el océano Atlántico.

KmsComienza aquí un largo tramo por la fachada marítima del barrio de Nevogilde, la Copacabana de Porto, pasando ante las concurridas playas de Ourigo, Ingleses, da Luz, Molhe… Al final llegamos al fuerte de São Francisco Xavier, más conocido como Castelo do Queijo (castillo del queso), donde comienza la extensa playa de Matosinhos, muy frecuentada por surfistas. A partir de aquí es probable que encontremos alguna flecha amarilla, pero no hay que agobiarse buscándolas pues el recorrido es intuitivo.

Superamos una rotonda de forma elíptica con una curiosa escultura colgante que simboliza una red de pesca, si bien es más conocida como la Anémona; al final de la playa tenemos otra escultura, ésta figurativa, titulada Tragédia do Mar y dedicada al desastre acaecido aquí una noche de diciembre de 1947, donde naufragaron varios barcos de pesca y murieron 152 marineros. Podemos seguir por el puerto o por las calles interiores hasta llegar a la parada de metro de Mercado, de la línea A-azul (ojo, pues el metro en Porto va casi siempre por superficie, parecido a un tranvía largo).

Kms 11,3 Matoshinos: Cruzamos el Ponte Móvel (puente levadizo) sobre el puerto de Leixões que, aunque no lo parezca, es también la desembocadura del río Leça. En la rampa o escaleras que suben al puente –y también al cruzarlo– encontraremos flechas pintadas. Tras cruzar el puente entramos en Leça da Palmeira, un barrio perteneciente al municipio de Matosinhos.

Al final del puente giramos a la izquierda por la Rua Hintze Ribeiro y la seguimos hasta el final; justo antes de llegar a la playa hay una oficina turística donde nos sellarán la credencial con un bonito carimbo jacobeo.

Continuamos por el paseo marítimo (Av. Libertade) y pasaremos junto a la singular piscina das Mareas (1966), que se llena del agua del mar y cuyos muros se funden con las rocas de la playa; es un proyecto de juventud del insigne arquitecto portugués Álvaro Siza Vieira, nacido en Matosinhos y hoy con obras repartidas por todo el mundo. La ruta sigue por el paseo marítimo (por cierto, diseñado en 2006 también por Siza), en dirección hacia un gran faro.

1,8 Farol (faro) da Boa Nova. Construido en 1926, con sus 46 metros es el segundo faro más alto de Portugal y su luz puede verse desde 28 millas náuticas (52 km). A pocos metros de éste tenemos otro edificio del arquitecto Álvaro Siza, el restaurante Casa de Chá da Boa Nova (1963), recostado en un montículo donde hay un mirador y una pequeña capilla; en 2011 el restaurante fue declarado Monumento Nacional, y actualmente está dirigido por el prestigioso chef Rui Paula, contando con una estrella Michelin. A partir de aquí comienzan varios tramos por pasarelas de madera sobre las dunas de las sucesivas playas, aunque siempre tenemos la opción de continuar por el paseo (por donde deben ir obligatoriamente los ciclistas).

En breve superamos las instalaciones y chimeneas de la refinería de petróleo Petrogal, cuya presencia resulta chocante frente a un litoral tan bonito; por suerte podemos seguir por la playa, utilizando las pasarelas de madera que nos distraen de la visión de la refinería.

2,2 Aldeia Nova.

16,6
Aldeia Nova (Perafita)
6,2 km
A la altura del campo de fútbol de Aldeia Nova comienza un carril bici, si bien los que van a pie pueden seguir por las pasarelas; volveremos durante unos metros al paseo en la playa do Paraíso, con casas y bloques de apartamentos.

1,7 Obelisco da Memória. El monumento recuerda el lugar donde en 1832 desembarcaron las tropas del ejército liberal para poner fin al régimen absolutista de Miguel I de Bragança. Seguimos nuestro recorrido por las playas de Quebrada, Agudela y Pedras do Corgo, para llegar a la localidad de Praia de Angeiras.

4,5 Praia de Angeiras (Lavra). Pueblo con restaurantes y bares a pie de playa; sobre la arena hay barcas, así como redes y todo tipo de enseres para la pesca. Los que decidan acabar aquí la jornada disponen del camping Orbitur a 400 metros hacia el interior, que ofrece alojamiento en bungalows a los peregrinos.

22,8
Praia de Angeiras (Lavra)
0,8 km
Seguimos hasta el final del paseo marítimo, donde una nueva pasarela nos conduce hasta un bonito puente de madera sobre la desembocadura del río Onda. Aquí dejamos la freguesía o parroquia de Lavra (perteneciente al municipio de Matosinhos) y entramos en la freguesía de Labruge (perteneciente al municipio de Vila do Conde).
23,6
Praia de Labruge
0,9 km
24,5. Labruge

 

Oporto
Castillo de San Juan Bautista
De Tuy a Porriño
De Tuy a Porriño

el punto donde Roldan derroto a Ferragut. Muy cerca Nájera.
Nájera, fue en los Siglos X y XI, la sede del reino de Navarra y punto de partida para la Reconquista. En su monasterio de Santa Maria la Real están enterrados muchos reyes y nobles vinculados a la dinastía de Sancho Garcés.